Un hospital pediátrico infantil de Misuri anunció que dejará de suministrar bloqueadores de la pubertad o terapias hormonales a niños debido a una ley estatal que ahora les obliga a dejar de realizar estos procedimientos irreversibles en menores.

El «Centro de transexualidad» pediátrica de la Universidad de Washington en el Hospital Infantil de San Luis detalló en un comunicado que están «descorazonados» por tener que cerrar las operaciones en niños, pero que lo hacen para proteger «a la universidad y a nuestros proveedores» de «un nivel inaceptable de responsabilidad».

El centro señala la Ley de Missouri para Salvar a los Adolescentes de la Experimentación (SAFE) como la razón para detener los intentos de alteración de género. La Ley SAFE de Missouri entró en vigor el 28 de agosto y permite a los menores perjudicados por estos procedimientos médicos interponer una demanda civil contra los proveedores que administraron los procedimientos hasta 15 años después de los mismos.

Como informó CBN News, existe una tendencia creciente de arrepentimiento entre las personas que se han visto afectadas por sus transiciones transgénero, especialmente las chicas jóvenes.

Missouri se une a una serie de otros estados que están promulgando leyes para proteger a los niños de los bloqueadores de la pubertad, las hormonas transgénero y las cirugías de reasignación de sexo.

«Apoyamos el derecho de todo el mundo a su propia búsqueda de la felicidad; sin embargo, debemos proteger a los niños para que no tomen decisiones que les alteren la vida y de las que podrían arrepentirse en la edad adulta, una vez que hayan madurado física y emocionalmente», explicó el gobernador Mike Parson en un comunicado tras firmar la ley. «Estas decisiones tienen consecuencias permanentes para la vida y no deben ser tomadas por niños impresionables que pueden estar en crisis o influenciados por las persuasiones políticas de otros».

Desde febrero de 2023, la Universidad de Washington ha estado bajo escrutinio por acusaciones de mentir a los padres y perjudicar a cientos de niños con procedimientos mutilantes de género.

Jamie Reed, una denunciante, afirmó que los miembros del personal de la clínica utilizaron fármacos experimentales en niños.

En una declaración jurada obtenida por el fiscal general de Missouri, Reed detalló cómo la clínica perjudicó a cientos de niños durante su mandato.

«Casi todo el mundo en mi vida me aconsejó que agachara la cabeza. Pero no puedo hacerlo en conciencia. Porque lo que les está ocurriendo a decenas de niños es mucho más importante que mi comodidad. Y lo que les está ocurriendo es moral y médicamente espantoso», afirmó Reed.

En la declaración jurada, Reed afirma que el personal utilizó fármacos experimentales en niños, distribuyó bloqueadores de la pubertad y hormonas sexuales sin una evaluación adecuada y, en algunos casos, sin el consentimiento de los padres.

Reeds declara que el personal utilizó en menores la bicalutamida, un medicamento para tratar el cáncer.

La bicalutamida es un medicamento utilizado para tratar el cáncer de páncreas, y uno de sus efectos secundarios es que hace crecer los senos, pero también envenena el hígado.

«Sé de al menos un paciente del Centro al que el departamento renal aconsejó que dejara de tomar Bicalutamida porque el niño estaba experimentando daños en el hígado. Los padres del niño informaron de ello al Centro a través de la historia clínica en línea del paciente (MyChart). El padre dijo que no era de los que demandan, pero ‘esto podría ser un gran problema de relaciones públicas para ustedes'», escribió Reed.

No existen estudios clínicos sobre el uso de bicalutamida para tratar la disforia de género.

Mientras tanto, algunos países europeos están poniendo fin a los intentos de modificar el sexo de los menores para proteger a los niños.

Noruega, Finlandia y Suecia han adoptado o modificado políticas que señalan su rechazo a la ideología transgénero.

El Consejo Noruego de Investigación Sanitaria anunció que revisará sus directrices sobre el uso de bloqueadores de la pubertad y cirugías de reasignación de sexo porque faltan estudios médicos que respalden el uso de esos protocolos.

Y una de las mayores aseguradoras médicas de Australia se niega ahora a cubrir a los médicos privados que prescriben procedimientos de transición de género.

Como informó Faithwire de CBN, el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra emitió una guía para que los médicos reconozcan que los menores que luchan con su identidad de género deben ser tratados con el entendimiento de que «la incongruencia de género no persiste en la adolescencia».

Leave A Comment

error: Content is protected !!